martes, 12 de marzo de 2019

Jardinería popular Caribeña 2

Una pequeña puerta de madera pintada de amarillo, escoltada por las grandes inflorescencias rojas de la Alpinias, es un ejemplo característico de la belleza natural que crea un sencillo contraste de colores.
 
En esta segunda entrada sobre la jardinería popular Caribeña quiero centrarme en la belleza natural de las plantas tropicales, la viveza y contraste de sus colores y en como la sabiduría popular, sin apenas conocimientos sobre jardinería, y de forma casi improvisada, crea paisajes de una enorme fuerza plástica suavizando, al mismo tiempo, y domesticando la enorme exuberancia de la naturaleza virgen que crece sin control en el clima de los trópicos.

La belleza arquitectónica de la gigantesca flor del Clerodendrum paniculatum, o flor pagoda es realmente asombrosa.
En este tipo de jardinería es difícil encontrar la sutileza en el tratamiento del color de los jardines europeos. Apenas existen los tonos pastel. El rojo y el amarillo fuerte son los colores básicos y primarios de la mayor gran parte de las plantas tropicales que sin duda impactan en su contraste con la uniformidad del verde que todo lo envuelve. Apenas se usan parterres y solo en muy pocos casos setos que delimiten el espacio ( en este caso se suele utilizar la Ixora que se adapta bien a la poda). A la gente le gusta crear setos multicolores con diferentes tipos de arbustos, e incluso es muy común plantarlos en la parte exterior de la finca, al lado del camino o acera. Destacan siempre las puertas de entrada, casi siempre de madera pintadas de colores vivos. El uso de plantas Vivaces es más bien escaso ya que eso implicaría una mayor planificación que no se suele dar en estos jardines espontáneos.

La Caesalpina pulcherrima, un arbusto de hojas similares a las acacias y que alcanza unos 3 metros de altura crece con profusión en todas partes. Sus grandes panículas amarillas, rojas y naranja parecen durar eternamente.






Las flores rojas de las Alpinias,  Aphelandras y otras Zingiberaceas también abundan en todas las casas. Son de la familia del jengibre y se reproducen por tubérculos.

Amarillo, verde y destellos de rojo en medio de la exuberancia tropical.

Heliconia rostrata, con flores colgantes de unos 40cm.

Malvaviscus pendulifloris, de la familia del hibisco, un arbusto de tamaño medio que parece estar siempre en flor.
Bauhinia bakeana, otro bonito arbusto que puede convertirse en árbol de tamaño medio y se emplea a menudo en los jardines.
Probablemente Celosía argéntea.
 
Lantana cámara, crece por todas partes sin control.

Otra trepadora que crece por todas partes. Parece un tipo de Ipomea aunque no estoy muy seguro.

Clerodendrum quadricolare, uno de mis arbustos preferidos. Las hojas son de color verde oscuro que se vuelve morado en el envés. Las inflorescencias de gran tamaño duran varios meses. Me encantaría poder cultivarlo en Asturias.




Una trepadora muy común: Petrea volubilis.


Interior de un jardín de un pequeño hotel rural.


Arbusto de Mussaenda blanco en un cierre.


Los colores y decoración de las puertas de entrada en muchas casas son a menudo de gran belleza con colores impactantes.


 Otra puerta de entrada con mucho sentido del color.


Jardín exterior a la entrada  de una casa, con profusión de plantas vivaces y arbustos.





Buganvillas siempre en flor.


Ixora y Alpinias.



Otra entrada con Crotones y Alpinias.



Alpinias rosadas y Cordyline.


Los Crotones de diversos tipos alcanzan el tamaño de pequeños árboles en este jardín interior.


Buganvillas, cocoteros y Cordyline.








Clerodendrum y Cocotero en una calle.


Las Portulacas también crecen por todas partes.


Típica casa Caribeña de vivos colores.


Calles de un pueblo Caribeño en Costa Rica.

 


 
 

6 comentarios:

  1. Que estallido y profusión de colores. Estos jardines caribeños son todo un espectáculo. Y como bien tú dices, sin un orden predeterminado creciendo y multiplicándose a su antojo. Lo que demuestra lo sabia que es la naturaleza en la mayoría de casos.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan me pregunto si en ese clima meditarráneo tan magnífico que teneis no se pueden cultivar estos arbustos tan magníficos y florifesor como la Caesalpina o el Clerodendrum. Ya me dirás.
      Saludos

      Eliminar
  2. en estos lugares casi es más dificil controlar la vegetacion y mantenerla a raya que plantar y que prosperen las plantas... toda la region es un jardin por si misma... que envidia de tus viajes como siempre. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que des señales de vida. Ya harás algún día estos viajes. Y si necesitas información sobre como hacer estos viajes en barato no tienes más que preguntar.
      Saludos

      Eliminar
  3. Que maravilhosas imagens!
    Esse é um tipo de jardim que gosto muito.
    Adorei conhecer.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tus comentarios. celebro que te guste.
    Saludos

    ResponderEliminar