lunes, 9 de septiembre de 2019

Parque Nacional de Yala, Sri Lanka.


 

 
Un ave del paraíso en el parque natural de  Yala.

Sri Lanka es uno de esos países que colman los deseos de cualquier visitante al que le interese la cultura y la naturaleza. Considerado una “lágrima de la India”, es un país multiétnico y multicultural donde las 4 grandes religiones: budismo, hinduismo, islam y el cristianismo han convivido a lo largo de milenios, sino en armonía, al menos con un cierto entendimiento, dependiendo del momento histórico. Después de los cruentos episodios de las revueltas de los Tamiles en los 80 y 90 y, tras firmar la paz en 2001, el país ha recuperado una relativa calma y los turistas vuelven a visitar sus famosas ciudades históricas, templos y parques naturales.

Humedales en los alrededores del parque.
Una barca en medio de una laguna.
Uno de los mayores parques naturales del país es este de Yala, en el Sur de la isla. Con más de 60.00 hectáreas dicen que conserva aún una de las mayores poblaciones de elefantes salvajes y leopardos de toda Asia, además de muchos otros mamíferos pequeños, reptiles y aves. Aún así esto no es comparable a ninguna de las grandes reservas africanas. Sin duda se ven animales pero no tantos como uno quisiera o pudiera imaginar. Quizás lo más interesante sea el entorno del parque. Los pueblos de los alrededores, rodeados de campos de arroz, lagunas y humedales son un paraíso para las aves y tienen sin duda un paisaje espectacular. Para visitar el parque uno tiene que hacerlo a través de una de las múltiples compañías que organizan “safaris” de un día en un vehículo todoterreno. Como siempre hay demasiados coches y casi todos circulan por los mismos sitios lo cual no es lo más adecuado ni el mejor modo de ver animales salvajes y no molestarlos. En Agosto, la sequía domina en el parque y los animales se concentran en unos pocos humedales y lagunas. Los arbustos están resecos y la tierra tiene una coloración rojiza muy particular. Sorprende ver la hermosura y delicadeza de las aves del paraíso caminando entre las zarzas o volando hacia la rama de algún árbol.  Los ciervos moteados te miran con unos ojos tan dulces que parecen de terciopelo. Una parte importante del parque bordea la costa con solitarias playas de arena amarilla por donde deambulan los varanos, unos lagartos de gran tamaño que te dan unos sustos de muerte. Desearías tener más tiempo y poder caminar tú solo pero eso no es posible ni aconsejable. He visto una buena variedad de animales, incluyendo un leopardo descansando en una roca, así que me voy relativamente contento de la experiencia. En aquella época no tenía un equipo fotográfico decente pero creo que aun así las fotos tienen cierto interés. Y si alguna vez tenéis la posibilidad de visitar Sri-Lanka no dejéis de hacerlo, ya que es un país con un enorme interés para cualquier viajero y amante de la cultura y la belleza.

El pequeño hotel donde me alojé, muy cerca del parque.

A pocos kilómetros del hotel, sorprenden estas lagunas y humedales.
 
Paisaje de arrozales y marismas al atardecer.


El verdor de estos humedales contrasta con la sequedad del parque, a unos pocos kilómetros de aquí.




Una garza real al atardecer en el agua.

Muchachos intentando pescar algo que llevar a casa.



Puesta de sol cerca del hotel.



En el todoterreno visitando el parque de Yala.


Un elefante pasa a toda velocidad frente a nosotros.



Continuamente se nos cruzan animales en el camino. Aquí un ciervo moteado.



Este oso negro que no quiere saber nada de nosotros.





Un zorro del color de los arbustos.


Un enorme tigre de Ceilan descansando en su roca favorita, a  pocos pasos del vehículo..


Aves del paraíso en una charca.


Un grupo de monos bebe con avidez, espiando a los caimanes de la charca.


Este enorme jabalí casi se nos echa encima.


Los ciervos moteados son muy fotogénicos.


Una de las playas con su gran lagarto (varano gigante).

 


Búfalos de agua retozando en una charca.





Un grupo de pelícanos observando a los búfalos de agua.

Una familia de jabalíes se retira, después de saciar su sed.



Una ave llamada "tántalo indio" buscando algo que comer en la charca.



Varios animales conviviendo en armonía.

Una cierva moteada.

Grupo de aves de gran tamaño (tántalo, jabirú, garzas, etc.)



2 comentarios:

  1. Precioso reportaje amigo Jose. Seguro que fue un fascinante viaje. Ese país reúne todos los requisitos para visitar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan. Sri Lanka es un país precioso para visitar.
    Saludos

    ResponderEliminar