miércoles, 21 de marzo de 2018

Casa y jardines de Jim Thompson en Bangkok

Casa principal. El conjunto cuenta con varias viviendas en torno al jardín.
Jim Thompson fue un arquitecto y hombre de negocios americano que allá por los años 50, después de haber trabajado para el ejercito americano durante varios años en el sudeste asiático, se enamora de la cultura y forma de vida Tailandesa y sobre todo de su artesanía de la seda y decide instalarse en este país. En esta época la producción artesanal de la seda estaba casi a punto de desaparecer, así que el decide revitalizarla y darla a conocer en su país y en Europa a través de su recién creada empresa "Thai Silk Company". En poco tiempo tuvo el suficiente éxito para permitirle amasar una pequeña fortuna que el empleó en adquirir una excelente colección de arte oriental y antigüedades: principalmente pintura, escultura, porcelana  y mobiliario. En 1958 comienza a diseñar y construir una vivienda museo con el fin de exponer su colección de arte y recibir a sus amistades. Con esa intención compra varias casas antiguas en diferentes partes del país y las ensambla en una parcela recién adquirida en uno de los barrios de Bangkok, al lado de uno de los canales, donde instala también a sus tejedores de seda.
 
Estatua en el estanque.
La casa y jardines diseñados por Thompson se convertirán en poco tiempo en uno de los máximos exponentes del diseño tradicional tailandés y sin duda tuvo una enorme influencia en la arquitectura moderna posterior. Su pequeño jardín intenta recrear el ambiente selvático domesticado y cada una de las ventanas de sus diferentes "casas" enmarca un determinado "cuadro vegetal" irrepetible y de una enorme belleza.
 

Macetero con orquídeas.
Jim Thompson no disfrutó mucho tiempo de su casa. En 1967 durante un viaje a las "Cameron Highlands", en la parte malasia de la isla de Borneo, despareció durante un paseo por la selva sin dejar el más mínimo rastro. Hubo quien dijo que la CIA tuvo que ver en su desaparición, dado su posición antiamericana de la que hacía gala en los últimos años de su vida.  La propiedad fue heredada por uno de sus sobrinos quien la convirtió en una fundación con el fin de continuar con su trabajo y su obra.
 
Hoy en día la casa y jardines son uno de los museos más visitados de esta ciudad. En la propiedad hay también una excelente restaurante y su tienda de sedas es de una calidad excepcional. Desgraciadamente el crecimiento de la ciudad ha rodeado la propiedad de gigantescos edificios así que las casas y jardín parece un oasis en medio de un selva de hormigón.
 
El jardín , aunque pequeño, tiene un diseño extremadamente cuidado. Predominan las palmáceas y un sotobosque de zingiberáceas, calateas, anthurium, philodendrum, bromelias y muchos helechos. El jardín incluye un estanque con peces y una buena colección de estatuas y recipientes como decoración.
 
Entrada a la casa.

Exposición de capullos de seda a la entrada a la tienda.

Heliconias.
Las Alpinias dan una nota de color entre el follaje verde,
Sotobosque con Philodendrum, Anthurium y Palmáceas.
Recipiente con flores de franginapi y "lechuga de agua".

Recipiente con flores de loto.



Follaje mixto con Philodendrum, Anthurium, Cordyline, Helechos, etc.


Los pequeños edificios están escondidos entre la vegetación: Alpinias, Anthurium, Helechos, etc.



Terraza del salón principal de la casa.


Estanque bordeado de Anthurium y Begonias.



Templete con ofrendas de claveles. Debajo Calateas y Anthurium

 

Anthurium plowmanii ( en forma de helecho gigante) y "lechuga de agua (pistia).


Escultura de leones chinos. Al fondo Spathifillum.


Estatua de Buda y Spathifillum.


Nenúfares y peces en el estanque.


Gigantescas hojas de Alocasia o Anthurium, no estoy seguro.


Escaleras comunicando las pequeñas casas.


Otro macetero con orquídeas.



No se puede sacar fotografías del interior de la casa, ya que la visita es guiada, pero he conseguido algunas en internet para que os hagáis una idea del interior y mobiliario
 

Salón principal


Comedor.
 

 Pasillo y escalera. Abajo terraza salón.



2 comentarios:

  1. me atrae mucho todo lo oriental, tal vez por no ser loq ue estoy acostrumbrado... tiene que ser interesante tambien como gestionan el crecimiento de la vegetación en esos climas... Un sitio precioso, gracias por acercarnos hasta alli...

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta la frondosidad el jardín oriental que imita la selva, aunque no debe ser fácil mantenerlo bajo control tal como crecen las plantas en el trópico.
    Saludos

    ResponderEliminar