lunes, 4 de abril de 2016

El Jardín de la Barrosa



El jardín de la Barrosa está situado en una pequeña aldea en el concejo de Aller, en Asturias, a unos seiscientos metros sobre el nivel del mar, en un valle estrecho ya muy cercano a la cordillera. Ocupa una finca de unos tres mil metros cuadrados, aunque la zona ajardinada apenas llega a unos  1000 metros, estando el resto del terreno plantado de frutales y huerto. Al estar  alejado de la costa la climatología es relativamente extrema, con inviernos fríos y veranos secos y soleados. En invierno no es raro que nieve 3 o 4 veces al año y en contadas ocasiones, se pueden alcanzar temperaturas de diez grados bajo cero. De la misma manera en verano hay días en que el termómetro puede llegar a los 35 grados. A pesar de estas temperaturas las lluvias suelen ser estables a lo largo de casi todo el año, lo que evita el regadío y mantiene el césped en condiciones aceptables incluso durante el verano. La configuración del terreno es en ligera pendiente con desniveles aterrazados. El suelo es arcilloso y consistente, lo que retiene la humedad pero dificulta el cultivo de muchas plantas de interés paisajístico que requieren terrenos ácidos.
 



En general es un jardín de tipo atlántico y ecléctico, con algo de inspiración inglesa, que tiene una antigüedad de unos quince años, lo que ha permitido que los árboles base tengan ya un porte notable, especialmente los árboles nativos: nogales, hayas, acebos, abedules, etc., que junto a otros de carácter más nítidamente paisajístico, logran mantener el interés todo el año y, sobre todo, hacer más notable el paso de las estaciones. Por ese motivo el uso de las formas libres y las recortadas es una necesidad para mantener un equilibrio y una armonía constante.
 

 

 
 
Los parterres tienen formas irregulares y se adaptan sin dificultad a  la forma del terreno. En éstos conviven, sin molestarse, plantas arbustivas con árboles, bulbos y algunas plantas perennes. Es un jardín poco exigente y como la mayoría, en constante transformación. En estos momentos el jardín mantiene ya una estructura adulta y relativamente madura. En el parterre central hay un estanque de peces que se mantiene en buen estado de salud con numerosas crías anuales y una buena convivencia entre éstos y las plantas acuáticas. El resto de la finca da una abundante producción de manzanas, peras, ciruelas, etc., y también se ha construido un pequeño invernadero y un huerto. La casa, de pequeñas dimensiones, se usa como residencia de fin de semana o vacaciones

.

 
 

 

2 comentarios:

  1. Un jardín precioso. Me encanta el colorido que tiene.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jose Antonio:

    Soy Papaveraceo de Infojardín, me parece un jardín muy colorista y apetecible. Felicitaciones por el blog tan interesante.

    Un saludo

    ResponderEliminar