lunes, 10 de septiembre de 2018

Jardin Botánico Tweechol en Chiang Mai, uno de los mejores jardines privados de Asia.

Paisaje de Tweechol: animales en topiaria, palmáceas, y el rojo contundente de la Salvia Splendens
 
Chiang Mai, llamada la “Rosa del Norte”  de Tailandia, es una de esas ciudades donde uno se encuentra a gusto de inmediato. Su pasado histórico como capital del reino “Lanna” hasta el siglo XIX y su agradable clima, la convierten, al menos para mí, en la ciudad más interesante de todo el país. Chiang Mai conserva decenas de monasterios, templos y edificios históricos y, en sus alrededores, algunos de los paisajes de montaña más hermosos que uno pueda ver en toda Asia. Cerca de la ciudad está el “Jardín Botánico Reina Sirikit” el mayor centro de investigación botánica del país y del que hablaré en otra ocasión, pero mi sorpresa fue encontrar, casi por casualidad, en la carretera hacia Doi Saket, este “Jardín Botánico Tweechol”, un jardín privado, poco conocido, y que me impresionó por ser la labor casi en exclusiva del Sr. Tweesackdi Sesaweech y su mujer Chalarng. A veces los sueños de dos personas valen más que todo el poder del estado, el que sea.

El Sr. Tweesackdi, un funcionario jubilado del ministerio de Agricultura, comenzó con una granja de vacas lecheras y poco a poco, siguiendo su pasión por la jardinería, terminó convirtiéndola en un jardín de considerables dimensiones (46 hectáreas) con una de las mejores colecciones  de plantas del país. El jardín, abierto al público desde 1997, cuenta además con varios pequeños museos, viveros para la exportación de plantas, un pequeño zoológico, plantaciones de agricultura bilógica, un hotel y restaurante de bajo impacto medioambiental, instalaciones deportivas y, siguiendo su incansable labor, está construyendo en estos momentos un Museo etnológico de la cultura Lanna. Imposible pedir más.
Interior de una de las esferas geodésicas.
Como todos los jardines asiáticos, llama la atención el gusto un poco excesivo por la “jardinería topiaria”, y aquí está representada por todo tipo de animales  que vuelan, nadan o caminan entre la vegetación. También los colores fuertemente contrastados en las plantaciones de flores. La abundancia de “Palmáceas” con más de 150 especies de todo el mundo. Tampoco pueden faltar los jardines de Orquídeas, Cactáceas, Bromelias y otras plantas que crecen en el trópico. El agua juega un papel fundamental en estos jardines también, con abundantes lagos y cascadas. Unas esferas geodésicas, muy ingeniosas y de bajo coste, guardan en su interior auténticos ecosistemas tropicales. Quizás lo más interesante sean sus gigantescos viveros de todo tipo de plantas tropicales, incluidas las orquídeas: el olor del  perfume de las plantas tropicales llega a ser tan fuerte que puede incluso marearte. La mano del Sr Tweesackdi está detrás de cada plantación y de cada piedra que mandó traer de lugares lejanos para su decoración. Se nota además el interés didáctico de todo el conjunto, y en mi paseo me encuentro con varios grupos de alumnos que parecen pasárselo en grande. Hay incluso un camping para que puedan alojarse los que vienen de lugares lejanos. También se pueden utilizar bicicletas para recorrer el jardín. En conjunto, este jardín supera con mucho a jardines botánicos de renombre con grandes presupuestos a cargo de países o instituciones.
Orquídea.
 
 
 
Un equipo de 58 jardineros mantiene todo en perfecto estado. Si a esto añadimos el resto de empleados en el hotel, restaurantes, zoológico, granja, etc. estamos hablando de una gran empresa creada en apenas 20 años y que, además, supongo, debe producir beneficios, ya que la actividad parece constante en todos los lugares del conjunto. Uno puede pasarse todo el día recorriendo el jardín y empapándose de la botánica tropical, con una tranquilidad y un relajo absoluto, ya que, al menos hoy,  hay pocos visitantes. Sin duda un lugar sorprendente para recomendar a cualquiera que tenga interés por la jardinería y la botánica. Espero que os gusten estas fotos.
Macizo de Zingiber zerumbet.


En los jardines se utilizan piedras naturales de grandes dimensiones entre los macizos y topiaria.



Fuente y arbustos recortados.
Esfera geodésica en el jardín tropical, helechos y bromelias.

Bromelias y Alocasias.

Interior de una de las esferas con cascadas, peces y un equilibrado ecosistema tropical.



Interior con Helechos, Bromelias y Begonias.
 
Jardín de cactus y plantas crasas bajo una carpa metálica.

La perfección y cuidado de las plantas es asombroso.

Jardines y viveros de orquídeas de dimensiones gigantescas.

Las orquídeas cuelgan de cestillos simulando su ambiente natural
Orquídea de gran tamaño

Vivero de bromelias.

Viveros con plantas para la venta: Begonias, Anturios, Bromelias, etc.



Entrada a los viveros de plantas decorativas.

 
Jardín de Palmáceas.

Dos rinocerontes se dirigen a beber en el lago. En general los animales de topiaria está tan integrados en la vegetación del jardín que no resultan intrusivos.

Isla y puente oriental. Al fondo se pueden ver animales prehistóricos en topiaria.

Pirámide metálica en medio del jardín de Cactáceas.

Arbustos de Clerodendrum al lado de llamativas palmeras.

Entrada a uno de los museos con arbustos recortados e Impatiens en flor.

Centro etnológico de la cultura Lanna. Hall en forma de templo.

Poblado típico del norte de Tailandia con casas de madera de teka.

 
En torno al gran lago: animales de todo tipo y arbustos recortados de Ixora.

Una muestra del zoológico.
 

2 comentarios:

  1. Estos reportajes tuyos me dejan sin palabras, Jose Antonio. Me parece fabuloso!
    Quien pudiera.
    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias por el comentario, Mónica.
    Un abrazo

    ResponderEliminar