lunes, 18 de mayo de 2020

Vegetación exuberante pero con pocas flores


Exuberancia de hojas en árboles y arbustos.


Así está siendo este mes de Mayo. La lluvia, el “orbayu” y los cielos grises casi permanentes de las últimas semanas han convertido el jardín en una selva de verdor pero las floraciones son escasas y apenas duran unos pocos días. Es lo que ha pasado con los Lirios o las Aguileñas estos días. El año pasado las flores de las Aguileñas (Aquilegia vulgaris) llenaban casi todos los parterres  de intensos macizos de color. Este año he tenido que cortar muchas de ellas por la base ya que se estaban pudriendo por culpa del Oidio y otros hongos. Es lo mejor que se puede hacer cuando las hojas comienzan a volverse negras. Si se cortan a tiempo puede que sobrevivan para el próximo año. Se han salvado unas pocas. Menos mal que a los “Allium” (Ajos ornamentales) no parece afectarles y sus cabezas azules permanecen de pie por mucho que llueva, durante al menos quince días. Definitivamente son uno de los bulbos más agradecidos aquí en el norte. Lo adecuado sería plantarlos en masa pero yo los he plantado esparcidos entre las Vivaces y creo que es efectivo también. Además, tras la floración desaparecen, y apenas dejan ningún espacio vacío, lo cual es una ventaja.



Allium "Purple sensation", de tamaño medio es uno de los que mejor resulta en los jardines del norte.


En cuanto a los arbustos de flor comienzan a desaparecer las Weigelas pero llega el momento de las Spiraeas, los Viburnum y los pequeños arbolillos de Cornejo (Cornus florida y kousa) a los que si les gusta la lluvia y florecen perfectamente bajo el agua. En el norte, los Cornejos orientales  se adaptan bastante bien, y son uno de los árboles pequeños más bonitos que uno pueda encontrar. Muy recomendables para jardines de pequeño tamaño o patios. No les gusta demasiado el calor y crecen bien en semisombra. En otoño sus hojas tienen una intensa coloración rojiza. Aún no se ven demasiados, pero llegarán a popularizarse con el tiempo. En Oviedo ya crecen unos cuantos en los parques de la ciudad.


Las flores del Cornus Florida cambian de blanco a rosado según pasa el tiempo.


Cornus kousa, de origen coreano tiene las hojas y la flor más pequeña que el anterior. Ambos tiene una intensa coloración otoñal de las hojas.


Están ya floreciendo algunas de las Vivaces que cultivé de semilla el año anterior como los Polemonium,  Primula Bulleyana y Sisyrinchium striatum, pero no han lucido demasiado por la lluvia. Tal vez lo hagan mejor el próximo año cuando ya estén más asentadas. Es lo que tiene la jardinería que nunca sabes cómo van a responder cada año o estación. Aún no ha comenzada la temporada de las rosas pero esperemos que cambie el tiempo y las flores duren un poco más. Mientras, las terrazas comienzan a llenarse de gente en la mayor parte del país y todos respiramos un poco más aliviados. Esperemos que las cosas sigan mejorando y la recuperación física y mental vaya avanzando paso a paso y del coronavirus quede tan solo un mal recuerdo.



 

Polemonium yezoense y Sisyrinchium striatum, criados de semillas el año pasado.

Uno de los pocos grupos de Aguileñas que sobrevivió a la lluvia.

Tanto la Aguileña como el Lamium al lado, son platas silvestres que crecen en los caminos.

Crataegus Paul Scarlet, un injerto sobre Espino albar de hace unos años.

Spiraea japónica "Snowmound"

Aguileñas y Arce.

Allium, Iris latifolia y Cornus alba.

Iris barbatus y Polemonium.



Lupino y Aguileñas.


Cornus Kousa. Este pequeño cornejo coreano crece muy lentamente y es un árbol adecuado para un jardín pequeño.


Philadelphus coronarius.

Viburnum lantana en flor.

Hostas y Arces de semilla.

Algunas macetas. A la izquierda Geranium maderense. Espero que florezca este verano. 

Bonsáis en el patio.

Lupinus, Salvia y Aguileñas.



Spiraea japónica "Goldflame".

Mi único Rododendro en una maceta.

Allium y otras Vivaces .

Rosa rugosa. Detrás Acer  platanoides "Crimson King"

Los nenúfares comienzan a despertar en el estanque.

Campanula y Primula Bulleyana a punto de florecer.



Macetas.



Casi una selva donde no se corta la hierba.

8 comentarios:

  1. Amigo Jose, siempre es una gozada pasar por tu jardín. Este año no estará muy florido quizás, castigado por tanta lluvia pero no deja de estar bello y atractivo. Esas hojas tan vivas de color limpias por las lluvias y esos tonos de verdes, cobrizos, rojos… es un jardín que enamora e inspira. Imagino lo que debe ser un amanecer sentado en el porche tomando el desayuno rodeado de esa belleza, mejor no lo pienso.
    Puedes presumir de jardín y lo más importante es que te lo has trabajado tu y eso tiene el doble de merito y es una satisfacción y un orgullo.
    Un abrazo amigo Jose.

    ResponderEliminar
  2. donde se da el like aqu?????????????????? enhorabuena muchas cosas que me gustan, me encantan los C. kousa con sus frutillos muy decorativos ¿les duran una vez caidas las hojas?

    ResponderEliminar
  3. Si suelen quedar hasta inicios de primavera. Me alego que te guste.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Está bellísimo! ¡Vaya exhuberancia de verdes!
    Me pregunto como estará mi jardín, desde mi piso en una ciudad aún en fase 0, y me deprimo, así que me ha encantado ver tu hermosidad de jardín.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Montse. Espero que pronto puedas ver tu jardín. La hierba estará más crecida pero las plantas y arbustos se adaptan sin problemas aunque nadie esté allí. Ya falta poco para que puedas disfrutar de él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Precioso José Antonio.¿Estás en Facebook?

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar