sábado, 29 de septiembre de 2018

Floraciones de Septiembre en la Barrosa.



Lagestroemia indica "Pink Velour"
Suele decir el refrán que Septiembre o “seca las fuentes o se lleva los puentes”. Lo cierto es que en Asturias hace mucho tiempo que suele ser cierta la primera parte del refrán, y así está siendo este año. Todo el sol y el calor que no tuvimos en Julio y parte de Agosto lo estamos disfrutando ahora. Por lo general, este tiempo, cálido en exceso, suele ser bueno para cualquier tipo de cosechas y aquí en la Barrosa los árboles frutales están llenos a rebosar lo que augura una buena cosecha de manzanas para producir sidra, además de peras y ciruelas en abundancia.

En el jardín las cosas son un poco diferentes. Muchas de las plantas perennes que tuvieron un crecimiento desmesurado a causa de las lluvias de Julio y Agosto, se están agotando antes de tiempo y las flores ya se han marchitado. No así las salvias que necesitan mucho calor para florecer y lo están haciendo ahora con mucha fuerza. Lo mismo hacen las Lagestroemias, ese arbusto que procede del Himalaya y China y que aquí crece con mucha lentitud y necesita mucho calor para que al final se abran sus flores. Estos días aparecen radiantes bajo el sol  otoñal. Aún siguen floreciendo las Dalias y algunas Equináceas. Nunca me han gustado demasiado las Dalias, quizás porque las variedades que se venden es este país son muy limitadas, y la mayoría de ellas son ostentosas y poco duraderas, pero reconozco que me ha llamado la atención la enorme variedad que hay de estas plantas en los jardines ingleses, y el uso que hacen de ellas en las borduras, mezcladas con otras vivaces.  Tal vez merezca la pena comprar esas variedades on-line, ya que aquí no las he visto a la venta en ningún lado.

Rudbeckia nítida "Herbstonne", una variedad de flor tardía y tallo alto.
Ha llegado también el tiempo de las Anemonas, otra de las vivaces de la que me gustaría conseguir nuevas variedades, dada su fiabilidad, pero, como en muchos otros casos, habrá que comprarlas fuera de aquí. En cuanto a los Crisantemos, la mayoría de los que tenía el año pasado no han sobrevivido al invierno, y no sé muy bien porqué. Supongo que no son los adecuados para este clima asturiano. A otros los podé a principios de verano, tal como mandan los libros de jardinería, con el fin de que ramifiquen y alcancen la altura adecuada pero desgraciadamente se murieron. Aquí no funcionan muy bien esas podas de vivaces que  recomiendan hacer al final de la primavera. Tal vez sea demasiado tarde. Por lo demás, quizás a causa de las lluvias de verano, la coloración de otoño de árboles y arbustos  está aún muy retrasada, y Asturias luce verde y radiante todavía, cosa bastante inusual en estas fechas. Sin duda la climatología de este verano ha sido algo diferente a la de años anteriores, pero parece que no queda más remedio que acostumbrarse a estos cambios climáticos, cada vez más frecuentes, y que, a los que nos gusta la jardinería, nos tiene un poco en vilo cada temporada. Aquí os dejo unas fotos de este mes en el jardín de la Barrosa

Al atardecer, Dalias, Rudbeckias y algunas Equináceas.


Salvia "Royal Bumble" y Coreopsis "Early"

Dalia "Marie Eveline"

Phlox paniculata"White admiral", tardío y de color blanco


Hortensias al lado del pozo.

Las Hortensias ya se van apagando.
Segunda floración de algunos rosales.

Tengo dos variedades de Lagestroemia, La de abajo, de color más oscuro, creo que es "Red Rocket".

Anemora hibrida "Pashmina"

Anemona hibrida "Honorine Jobert"
Los macizos de colores cálidos aún aguantan.
Cannas, Salvias y Tanacetum parthenicum.

Sedum Telephium ssp. máxima es uno de los mejores Sedum para borduras mixtas.



Canna indica "Chocolate". Han sobrevivido varios invierno en la tierra. Definitivamente son muy resistentes.


Aquilea millefolium "Paprika" en el invernadero.





Hebe franciscana variegata al lado de una Equinácea.


Rudbeckia nitida, comprada en Lidl esta primavera. Buena floración tardía.


La luz de atardecer hace transparente las hojas de las Cannas.



Mis arces japoneses aún no han comenzado la coloración de otoño. Llevan bastante retraso este año.


Equinaceas en el huerto, junto a los tomates.


El macizo del huerto está ya bastante agotado a estas alturas del año.


Una segunda floración de rosales y Lupinos.


Este año he plantado Tagetes junto a los tomates, para evitar la mosca blanca, y parece que han funcionado.


Las Gauras siguen impertérritas con sus flores desde inicios de verano. 

domingo, 23 de septiembre de 2018

Un pequeño rincón de Kew Gardens a principios de verano.



Un macizo de amapolas de California en el "Walled garden".
 
Siempre que he estado en Londres no he podido resistirme a visitar Kew gardens. Es una visita casi obligada desde los años 80 en que puse mis pies por primera vez en este jardín botánico. Desde entonces, está claro que este inmenso jardín botánico ha mejorado sustancialmente y han ido añadiendo cosas nuevas, o mejorado las existentes pero, por otra parte, cualquiera que haya estado allí recientemente, habrá notado la enorme contaminación acústica producida por el cercano aeropuerto de Heathrow y que hace la visita bastante incómoda, cuando no insoportable. Antes no era así, o al menos el ruido no era tan ensordecedor, y se disfrutaba más de la visita.
 
Dave´s alpine House, una cúpula de policarbonato por la que circula el aire para mantener la temperatura adecuada.

 
El Jardín botánico de Kew, con 120 hectareas,  es uno de los mayores del mundo y conserva la “mayor y más diversa colección botánica del planeta”. Es un lugar de referencia, ya que guarda asimismo más de 700.000  plantas y otros tantos libros sobre botánica. Es además un centro de experimentación y estudio sobre botánica además de formar a cientos de jardineros y paisajistas cada año. Hay pocos lugares comparables en el mundo. Este mismo año 2018 se ha abierto, después de una larga y costosa restauración, “The Temperate house”, el mayor invernadero de cristal de plantas de clima templado del mundo. También han terminado la restauración de la Pagoda, que luce como recién estrenada, pero esta entrada va dirigida tan solo a una pequeña esquina del jardín, de factura bastante reciente. Me refiero a los jardines de rocalla en torno a Dave´s alpine House de 2006, un edificio construido con la última tecnología y la máxima eficiencia. Justo al lado se extienden los jardines de plantas herbáceas, un pequeño jardín acuático, un jardín vallado con una gran pérgola y macizos diversos, y un poco más allá los huertos y jardines de los estudiantes de la Escuela de Horticultura.
 
Marcado en negro, la parte del jardín a la que corresponden estas fotos.
 
No recuerdo haber visitado esta zona la última vez que estuve, y no es extraño ya que el tamaño de Kew gardens  hace que siempre se te escape algo. Me sorprendió el exquisito mantenimiento de todas las áreas del jardín, incluso las más alejadas. En este pequeño rincón hay una enorme variedad de plantas en flor, que a principios de verano muestran su mejor momento y lucen con una frescura inusitada. Son sin duda un lugar de inspiración para tomar ideas y aprenderse el nombre de algunas variedades notables. Espero que os gusten estas fotos.
 
Jardín de rocalla con cascadas y pequeños estanques.

En este jardín crecen plantas de roca de las zonas templadas del planeta .

iris sibírica, Astilbes y Prímulas.

El contraste entre Iris , Prímulas, Hostas y Helchos es fundamental en los jardines al inicio del verano.


Rocas y plantas perfectamente integradas en este jardín.



Interior del invernadero de Plantas alpinas con las mejores variedades en flor. 

Saxifraga en plena floración.

Agaves victoria-reginae al lado de la cúpula.

El jardín de rocalla se extiende cerca del "Princess of Wales conservatory", que se ve al fondo.

 
 
Pergola en el "Walled garden" con diversas variedades de Rosas y Clematis. En primer término Heucheras.


Calas blancas y Peonías. Al fondo la escultura "Out in the fileds" de Arthur Atkinson.

Una de las mejores peonías que he visto, aunque se me olvidó tomar la referencia.


Macizos de diferentes variedades de Geranium.

Al fondo el templo de Aeolus.

Clemátides a los pies de árboles frutales.


Jardín de Plantas acuáticas.

Escultura cerca de la Escuela de Horticultura.

Jardines de alumnos de la Escuela de Horticultura.

Astrantias e Iris en los jardines de alumnos. En algunas flores hay bolsas para recoger semillas.



Una excelente variedad de Verónica teucrium.

Precioso contraste entre Sambucus nigra "Black lace" y Physocarpus opulifolius  "Little devil", ambos de colores muy similares.

Sisyrinchium striatum, Calas, Plomis fruticosa, etc.


Los jardines de Herbaceas no tienen mucho interés en estos momentos.