lunes, 11 de octubre de 2021

Revisitando mi Vivero de plantas favorito: Plantas del Sueve.


Plantas del Sueve, con la casa de los propietarios en la parte superior en medio de un bonito jardín.

Hacía tiempo que no visitaba “Plantas del Sueve”, del cual escribí una entrada hace un par de años, sin duda mi Vivero favorito desde que comencé en esto de la jardinería. Como ya dije en aquella ocasión, este pequeño-gran Vivero es uno de los mejores que tenemos en Asturias, y tenía interés por ver cómo les había ido en estos largos meses desde que comenzó el coronavirus y muchos negocios en este país tuvieron que cerrar sus puertas, algunos para siempre, otros de forma temporal, pero siempre con un gran perjuicio económico para ellos.

 


Si tuviera que elegir todas las plantas que me gustan, necesitaría varios carritos como este de la entrada
.

Había  leído  en un periódico Inglés que, en  Inglaterra, el coronavirus supuso, al contrario que para otro tipo de negocios, un gran boom en la venta de plantas on-line. Dice que se crearon casi dos millones de nuevos jardines y un incremento similar de aficionados a la jardinería. También supuso un gran aumento en el uso de los  “huertos y parcelas comunitarias”, que se agotaron en todo  el país, con larguísimas listas de espera en todas las ciudades y pueblos que los proporcionan. Paralelamente ha habido también una auténtica explosión en la producción y venta de plantas de interior. En resumen, los Viveros fueron de los negocios a los que mejor les fue durante este tiempo. ¿Ocurrió algo similar en España? Es bastante obvio que no, ya que aquí la jardinería continúa siendo una afición bastante minoritaria aún, pero según una de las propietarias de Plantas del Sueve, a ellos no les fue mal, y consiguieron pasar la crisis con relativa normalidad, gracias a la venta de plantas on-line y a los encargos de jardineros profesionales.

Lo cierto es que ha habido un aumento considerable en la ocupación de las segundas residencias, se han restaurado muchas  viviendas en los pueblos y se han construido un buen número de nuevas casas con parcela en casi toda Asturias.  Eso, a la larga, también ha conllevado la venta de árboles, y algunos arbustos y plantas para decorar los espacios verdes en torno a esas residencias. O sea que, aunque en menor medida, también ha crecido la afición a la jardinería en este país. Lo cual sin duda es bueno para todos, pero sobre todo para la Naturaleza y los sufridos propietarios de viveros




En la carretera que lleva al Vivero la vida rural  transcurre como hace siglos.

Quizás lo mejor de visitar Plantas del Sueve, es empaparse del paisaje interior de Asturias que uno debe recorrer hasta llegar allí. Hay que ir hasta la villa de Infiesto y luego conducir unos pocos kilómetros por una diminuta carretera rodeada de prados y vacas hasta llegar al Vivero. Desde la entrada ya se puede ver el enorme colorido de los Arces japoneses, cornejos, liquidámbar, hayas y todos esos árboles de intensa coloración otoñal que tiene a la venta. En muchos otros viveros, el otoño suele ser una época de agotamiento. Pasado ya el momento de las floraciones, las plantas a menudo presentan un aspecto poco atractivo. No aquí. El sol del otoño parece encender los colores de las hojas y los dorados y ocres contrastan magníficamente con el verde intenso de los prados y el azul de las montañas. Pronto habrá nieve en los Picos de Europa, que hoy permanecen escondidos tras la bruma, y entonces las vistas desde el Vivero serán absolutamente espectaculares.

 


La pequeña villa de Infiesto, desde la carretera que lleva al Vivero.

Camino por todas partes contemplando las plantas, para ver qué ha cambiado y que está de moda, porque en este Vivero, lo nuevo en jardinería, llega mucho antes que a otras partes. He notado un gran incremento en el número y variedades de plantas Vivaces, lo que indica que poco a poco  también aquí va llegando  la moda de un jardín más sostenible y ligado a las  estaciones. Hay también un buen número de Gramíneas ornamentales y se están incorporando muchas variedades de Hortensias nuevas, más fáciles de cultivar y menos dependientes del agua y del clima húmedo cercano a la costa. Sin duda ha habido grandes cambios en el mundo de las Hortensias en estos últimos años, pero eso merecerá una entrada completa más adelante. Las Heucheras vienen pisando fuerte también. Cada vez se incorporan más plantas y arbustos australes (Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica) que aguantan relativamente el frío aquí en el norte. También muchas crasas y plantas de rocalla casi desconocidas hasta hace poco. Hay muchos rosales nuevos, cada vez más resistentes y olorosos y también un buen número de Clemátides. En cuanto a los árboles, siguen teniendo una enorme variedad de Arces japoneses, pero también se incorporan arces americanos más resistentes y fáciles de cultivar, y con colores interesantes en otoño (Acer freemani. Acer rubrum, Acer sacharum, etc). También aumentan mucho las variedades de Cornejos, Prunus japoneses, Cercidiphylum, Parrotia pérsica, Malus, etc. todos esos arbolillos de enorme interés para los jardineros por la coloración de sus hojas o por sus flores. Me gustaría tenerlos todos en la Barrosa, pero no espacio para tanto árbol y arbustos novedosos. Ya van pasando de moda los Brezos, las Hebes e incluso los Phormium. Las Tibouchinas y los Loropetalum han llegado para quedarse, aunque a mí no acaban de convencerme. Pienso que esto es casi como El Corte Ingles de las plantas. Compro algunas Hortensias paniculatas nuevas, un rosal resistente, varios Aster y otro Geranium Rozanne. Incluso me llevo esa nueva Hortensia que ganó el premio a la mejor planta en el último “Chelsea Flower Show” de antes del coronavirus “Hydrangea Runaway the Bride”. Da gusto estar a la moda.


Detrás de esas coníferas se esconde el Vivero, Plantas del Sueve.


Entrada al Vivero, con la casa y jardín de los propietarios.




El Vivero se extiende en varias terrazas e invernaderos.



Los árboles, perfectamente alineados, comienzan a cambiar de color.



Dos líneas de maravillosos Arces japoneses, en plena  explosión de color otoñal.


Las Heucheras están pisando fuerte en todas partes. por su arcoiris de colores. No funcionan demasiado bien en parterres con otras plantas, pero si en macetas grandes.


No hay árbol más hermoso que los Arces japoneses en otoño. Me los llevaría todos.


Helechos, Gramíneas, Variedades de Bambú y muchas cosas más.


Plantas de rocalla y Geranium Rozanne, toda una estrella de Vivaz.


Las "Nandinas" (Nandina domestica) cada vez tienen más éxito, por sus cambios de coloración y su crecimiento moderado. Cada año que pasa aparecen variedades nuevas. 



La Hortensia sigue siendo la estrella de la costa asturiana, aunque las nuevas variedades comienzan a ganar terreno a las de toda la vida.


Plox, Penstemon, Echinaceas, Rudebeckias, etc. ya suenan como si fueran de casa.


También las Gramíneas comienzan a pisar fuerte. Variedades de Carex.


Las "Hemerocallis" aún aguantan popularidad, aunque comienzan a comer terreno otros tipos de Lirios de origen Sudafricano. 


¿Quién diría que la misma "Tibouchina" que ves en Costa Rica ahora crece en Asturias tan ricamente?


Al fondo, en blanco, nuevas variedades de Hidrangea paniculata, la nueva estrella en el mundo de las Hortensias.


Arbustos de todo tipo, incluidas algunas palmeras.


Preciosos Liquidambar y Cornejos en otoño


Variedades de Magnolios y Cornus.


Hidrangea paniculata Vanilla-fraise. Cambian de color según avanza el verano y las flores parecen durar eternamente



Algunos Delfinios todavía en flor, entre otras cosas.


Tras las vallas del Vivero, las vacas siguen pastando bajo el sol de otoño.


Cornus y Arces japoneses, la mejor coloración otoñal.



Plantas de temporada en uno de los invernaderos. Ya quedan pocas.



  A la vuelta, puedes para en el pequeño pueblo de Argadenes, a contemplar sus viejas casas y tomar                                                 una cerveza en el bar-tienda del pueblo.

6 comentarios:

  1. Es un buen vivero y tienen de todo por lo que veo y muy buenas plantas. Cuando suelo ir al vivero me pasa lo que a ti me llevaría de todo.
    Dices bien, aquí en España aún nos queda mucho para estar a la altura de los ingleses. Si bien se han puesto de moda los huertos urbanos aún nos queda mucho recorrido en jardinería y huerta comunitaria.
    Un abrazo José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Viveros son la perdición para los que nos gustan las plantas. Siempre compramos más de las que necesitamos, pero para mi, son uno de los mejores sitios para aprender sobre plantas y ponerse al día. Cada año que pasa se producen nuevas plantas, más resistentes y con mejores floraciones, y eso es un hecho innegable. La vieja hortensia de toda la vida hace tiempo que pasó a la historia, y ahora se producen nuevas variedades mucho más adaptables a diferentes condiciones y terrenos, y con floraciones más largas. Eso está pasando con muchas otras plantas así que de vez en cuando hay que ponerse al día.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Son el mejor sitio para aprender de plantas y ponerse al día.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Un vivero excelente, que yo conocí gracias a tu blog. Tuve la ocasión de conocerlo este año. La planta que me traje del Geranio Rozane, todo un éxito.
    Tengo que volver pronto.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que hayas conocido este vivero que siempre está al día en las plantas más novedosas. El Geranio Rozanne sin duda no decepciona. Yo ya tengo un par de ellos en la Barrosa y funcionan muy bien´
    Saludos

    ResponderEliminar