miércoles, 19 de diciembre de 2018

Acebos en Navidad


Acebos (Ilex Aquifolium) en el camino de la Barrosa.



En el camino que lleva a la Barrosa hace tiempo que crece una mata de acebos que cada año incrementa su tamaño y lucen llenos a rebosar de bayas rojas. Antes, por Navidad, no hubieran durado mucho tiempo ya que los muchachos del pueblo solíamos competir por encontrar el acebo más grande y más hermoso para  llevarlo a nuestras casas y colocarlo a la entrada, decorado con unas tiras de espumillón y quizás alguna bola dorada o roja. Es bueno que los tiempos hayan cambiado y, hoy en día, pocos en Asturias cortarían un acebo para llevarlo a sus casas sabiendo que es un árbol protegido  y que donde mejor está es en el monte para disfrute de todos.

 

El acebo ha sido un árbol venerado en casi todas las culturas desde tiempo inmemorial, tal vez por la forma de sus hojas perennes y brillantes o de sus bayas rojas. Para los nórdicos era el árbol sagrado donde murió el hijo de Odín, alcanzado por una flecha, y sus bayas rojas simbolizan la sangre derramada. Para los romanos, las espinas de sus ramas protegían de los malos espíritus y ya Plinio el Viejo recomendaba plantar uno de estos árboles a la entrada de la casa. En la religión Cristiana el acebo se popularizó como árbol de la Navidad allá por el siglo XVIII en Irlanda e Inglaterra, ya que sus hojas puntiagudas recuerdan a la corona de espinas que llevó Jesús en la cruz y, sus bayas, a su sangre derramada. Por suerte hoy en día los acebos pueden comprarse en macetas o de algún material artificial para seguir decorando nuestras casas.

 

En Asturias los acebos crecen con profusión en casi todas partes pero sobre todo en los puertos de montaña donde sirven de refugio y comida no solo a los animales salvajes sino también a vacas y caballos que ramonean sus hojas tiernas en verano y se refugian a su sombra para dormitar y huir de los insectos. En jardinería ha tardado en popularizarse en nuestro país. Es un árbol extremadamente útil ya que acepta muy bien la poda y el recorte y con el tiempo puede adquirir cualquier forma. Luce extremadamente bien en invierno cuando se cubre de bayas y las plantas vivaces ya se han muerto. Crece con bastante lentitud, aunque no tanta como la gente cree. A la sombra y con suficiente humedad, suele aumentar de tamaño relativamente rápido. El acebo es un árbol dioico. Hay árboles macho y hembra, con lo cual conviene plantar más de uno si queremos tener bayas. En Asturias ese no suele ser un problema ya que hay árboles salvajes en muchas partes  y el polen suele viajar por el viento o los insectos. En la Barrosa tengo unos cuantos, la mayoría recortados como bolas o pirámides. Crecen tan bien al sol como a la sombra y no les importa mucho el tipo de tierra. También tengo algunas variedades de acebos ornamentales de colores variegados. Otra cosa importante es que tan pronto tienes alguno, comienzan a salir arbolitos nuevos de las bayas caídas en el suelo. Yo suelo plantarlos en macetas y con mucha paciencia esperar a que sigan creciendo. Son muy útiles para regalar o como bonsáis.

 
 
Ya solo me queda desearos lo mejor para esta Navidad y el próximo año que viene a todos los que os acercáis de vez en cuando a este blog. Espero seguir contándoos algunas cosas  de los lugares que visito, de mis viajes pasados o presentes y sí, también del jardín de la Barrosa donde siempre habrá alguna novedad. Quiero terminar con esta cita de Monet. Espero algún día poder visitar ese jardín también. Sin duda mi deseo de Navidad.
 
Mi jardín es mi más bella obra de arte. Todo lo que he ganado ha ido a parar a estos jardines. Todo el mundo discute mi arte y pretende comprender, como si fuera necesario, cuando simplemente es amor.   (Claude Monet)


 
 


 

10 comentarios:

  1. Precioso arbusto Jose y doblemente hermoso en estos entrañables días cercanos a la navidad.
    Hoy día es cierto que por lo menos somos bastante más respetuosos con el medio, porque arrancar este maravilloso arbusto para llevar a casa y adornar la estancia no deja de ser un verdadero disparate, aunque por desgracia aún queda mucho camino por recorrer.
    Cordiales saludos y que pases unas felices fiestas en compañías de los tuyos.
    ¡¡Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan. Te deseo lo mejor para estas fiestas y que el próximo año sigamos teniendo salud y ganas para seguir compartiendo algo de conocimiento y belleza.
      Saludos

      Eliminar
  2. Muchas gracias Teresa. Que disfrutes de estas fiestas y tengas un feliz año.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla esos acebos, Jose Antonio.
    Te deseo unas fiestas fabulosas. Que las disfrutes con tu familia y muchos amigos. Feliz Navidad!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué belleza de acebo!
    Es una auténtica maravilla poder tener ese arbusto tan navideño, José Antonio.
    Te deseo unas felices fiestas y un feliz año nuevo 2019.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse. Que disfrutes de estas fiestas con tu familia.
      Un abrazo y Feliz año.

      Eliminar
  5. Felices fiestas y muy feliz año nuevo! Muy hermoso jardín, enhorabuena. Merche desde San Martín del Mar.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Merche. Celebro que te guste mi jardín. Feliz año desde Asturias.

    ResponderEliminar